¿Puedo vivir con mis mascotas en un piso de alquiler?

Aproximadamente, en la mitad de los domicilios españoles vive un animal. Una circunstancia que puede complicarnos el alquiler. Las mascotas no siempre son bienvenidas en los pisos de alquiler y pueden generar conflictos entre un casero que no quiere animales en su propiedad y unos inquilinos que no quieren separarse de su animal. Contar con seguros de alquiler de viviendas nos ayudará a facilitar una situación bastante compleja, ante la poca legislación al respecto.

Mascotas en pisos de alquiler: ¿qué dice la ley?

La Ley de Arrendamientos Urbanos, por la que se rige el alquiler de viviendas, no es muy específica en este sentido y deja en manos del propietario e inquilino la cuestión de las mascotas. Dicho de otra manera, son el casero y el futuro habitante del piso los que deberán acordar si este último puede vivir con animales; y, en caso de ser así, qué obligaciones tendría, qué pasa con los daños provocados por el animal, etc. Es una cuestión que siempre debería figurar en el contrato.

Quiero vivir de alquiler con mi mascota. ¿Qué hago? Seguros de alquiler de viviendas

Si estás buscando un piso de alquiler y no quieres separarte de tu mascota, lo primero que deberías hacer es buscar un piso donde se admitan animales. Hay buscadores especializados en este tipo de viviendas. En cualquier caso, a la hora de negociar el alquiler debes comunicar al propietario tu intención de vivir con una mascota y cuál es; ya que, probablemente, tenga más objeciones a la hora de dejar entrar en su piso un perro que si tienes un acuario o un hámster.

Cláusulas para mascotas en los contratos de alquiler de pisos. ¿Puedo llevar a mi perro

Vivir de alquiler con mascotas: ¿es posible? ¿Qué dice la ley?

En el hipotético caso de plantearte la llegada de la mascota para el futuro, también deberías hablarlo con el propietario; ya que, si no nos autoriza a ello en el contrato, podríamos tener problemas cuando decidas llevar al animal a casa. Lo que no deberías hacer nunca es tener la mascota a espaldas del casero, dado que podría considerarse que has actuado de mala fe. Especialmente, si en el contrato de arrendamiento se especifica que no puedes tener mascotas en casa; o, en caso de tenerlas, deberías comunicárselo antes.

Todos los inquilinos que vivan con sus ellas deberían contar con seguros de alquiler de viviendas que cubran los posibles daños causados por el animal, en especial, por los perros, en los muebles, sofás, paredes, puertas o el propio suelo del hogar. Si tu mascota ha dañado los elementos del piso, el propietario puede quedarse con la fianza, para compensar los desperfectos provocados por ella durante vuestra estancia.

Soy propietario. ¿Puedo impedir que mis inquilinos tengan mascotas?

Sí. Al alquilar tu piso, puedes prohibir específicamente la presencia de animales en casa. Es una de las cláusulas que deberían figurar obligatoriamente en todos los contratos de alquiler, aunque no siempre se cumple, lo que puede ocasionar a problemas. Si no incluyes una cláusula que permita o prohíba la presencia de mascotas, el inquilino podría meterlas en el piso en cualquier momento y no podrás resolver el contrato. Si tus inquilinos tienen una mascota y esto está específicamente prohibido en el contrato, podrás romperlo. En definitiva, la información por delante.

 



RELATED POSTS