Manual que aconseja sobre cómo actuar ante una okupación

La okupación de viviendas es un fenómeno con varias décadas de existencia en las grandes ciudades, pero que ahora también podemos vivir en villas y pueblos pequeños. Si esto sucede en nuestra vivienda, nos supondrá un perjuicio económico por no poder disponer libremente de la propiedad como deseemos.

​La okupación de viviendas

Este supuesto está penado por la ley, concretamente en el artículo 245 del Código Penal, referido al delito de usurpación. Esto sí, existe una gran diferencia en función de si la okupación fue pacífica o hubo violencia en la misma, puesto que en el primer caso solo se paga una multa y en el segundo hay penas de prisión de hasta dos años.

Si eres propietario de una vivienda, lo primero que te aconsejamos es mantener la calma, aunque sabemos que resulta muy difícil en estas ocasiones. No te tomes la justicia por tu mano porque, dependiendo del caso, puede que te denuncien por agresiones o coacciones. Es fundamental que, llegados a este punto, puedas conocer lo más posible cuál es la situación de los okupas y si están dando problemas a los vecinos.

Normalmente, lo que dicen defender los okupas es el derecho constitucional a la vivienda, establecido en el artículo 47 de la Constitución Española. Ahora bien, la ejecución de este derecho está reservada a los Poderes Públicos, que reconocen el derecho a la propiedad privada en el artículo 33. En el caso de expropiación, esta tendría que ser por causa justificada y con la correspondiente indemnización.

Por lo tanto, lo que podemos decir es que la okupación unilateral de viviendas, además de un delito, es contraria a lo que establece la Carta Magna, en tanto en cuanto se está entrando en una propiedad privada sin ningún tipo de autorización previa.

En todo caso, hemos de diferenciar entre okupación y el impago de un alquiler por falta de recursos, puesto que en el primer caso ha de concurrir dolo, es decir, la intención de cometer un delito.

​Cómo garantizar un alquiler seguro

Un problema común es el de contar con protección ante estas eventualidades que no podemos controlar. Es importante tener en cuenta que, aunque un juicio está ganado, lo ideal es minimizar los problemas derivados del proceso. Existen seguros que cubren la cobertura de los gastos jurídicos en caso de que se tomen acciones legales contra los okupas.

Conseguir un Alquiler Seguro es fácil si se contrata a la empresa adecuada. El sistema consiste en pagar un porcentaje del alquiler a cambio que contar con un inquilino con garantías y del que, en el supuesto de impago, se responsabiliza la compañía. De todas formas, hemos de decir que la empresa ya ha realizado unos filtros previos por lo que las posibilidades de que esto suceda son pocas.

Existen cuotas mensuales variables en función de la cobertura que se quiera conseguir, pero si no tenemos experiencia en el sector, es una opción recomendable para evitar disgustos en el alquiler de nuestra vivienda y la posibilidad de que esta sea okupada.

 



RELATED POSTS