Trucos para alquilar el piso más barato

Antes de alquilar un piso, es imprescindible que en el momento de firmar el contrato estén especificados todos los gastos que correrán a cargo del inquilino. Cualquier olvido producirá que, cuando se ocupe la casa, sea demasiado tarde y haya que asumir las responsabilidades que se deriven de su aplicación. Para alquilar una vivienda a un precio más económico, se debe negociar y, de no llegar a un acuerdo, encontrar otra oferta más satisfactoria.

Muchas veces las prisas por ocupar el piso, un mal asesoramiento o quizás un olvido de última hora harán que pasen desapercibidos los factores que conducen a un abaratamiento del alquiler. Para evitar estas situaciones, no hay más remedio que aplicar unos consejos para alcanzar el objetivo: alquilar la vivienda por menos dinero.

1. No firmar el contrato de alquiler con prisas

La prisa no es buena compañera para una buena negociación, y no hay que mostrar un especial deseo por agilizar el proceso. Jugar con los tiempos es imprescindible y, si el interesado es paciente, es probable que a las pocas semanas el casero proponga una rebaja en la renta.

Hay que aprovechar los puntos débiles de la casa, por muy bonita que sea, ya que posiblemente tenga alguno: interior, planta baja, sin ascensor, zona conflictiva, etc. Estos aspectos hay que sacarlos a relucir en las negociaciones, para que la otra parte sea sensible a estas deficiencias y, en función de ellas, baje su importe inicial.

2. Ampliar las ofertas

Centrarse en una sola alternativa no es prudente; cuantas más mejor. Habrá que comparar precios, ventajas y desventajas. Y, una vez analizado todo, decantarse por la mejor propuesta, que en algunos casos coincidirá con la más económica.

También es muy aconsejable utilizar varios canales para encontrar el piso de alquiler más económico y conveniente: anuncios en prensa, en Internet, contactos personales, etc. De este modo, es más fácil hallar costes más competitivos.

3. Alquiler de un piso, ¿quién paga los gastos domésticos?deducción alquiler renta 2014

Además del precio de la vivienda, hay otros pequeños detalles que abaratan la operación de alquiler. Así, si la luz corre a cargo del propietario, el inquilino se estará ahorrando el enganche a esta energía, que está en torno a 60 euros.

También hay que evitar los gastos generales, en concreto el pago de la comunidad de vecinos. Por lo general, este abono no se incluye en el contrato, pero hay que saber que si el deseo del casero es incorporarlo, él está en su derecho. Supondrá una cuota mensual que oscila entre 20 y 80 euros. De nuevo, la clave es negociar.

4. La calefacción eleva mucho el precio

En función del tipo de energía (eléctrica, gas, butano), la diferencia será muy importante en el recibo de cada mes. Cuando se trata de abaratar el alquiler, siempre quedará el recurso de optar por la vivienda que tenga la opción de energía más barata.

¿Y qué ocurre con Internet? Casi todos los hogares tienen conexión, a través de unas tarifas que varían de 10 a 50 euros mensuales, tanto para suscribir este servicio o de forma conjunta con otros de telefonía fija y móvil. No obstante, hay inmuebles con wifi que permitirían eliminar este gasto del presupuesto.

5. Gastos fiscales, mejor el dueño

Los impuestos (IBI, basuras, etc.) corren a cargo del arrendador, aunque es un factor negociable entre ambas partes. Ante este escenario, si lo que se quiere es abaratar el coste de la operación, habrá que rehusar el cargo de estos recibos o, al menos, buscar un inmueble cuyo alquiler no los incorpore.



RELATED POSTS


LEAVE A COMMENT