Cómo decorar un piso para alquilar

Al decorar un piso para alquilar, debemos regirnos por el principio de que menos es más. Cuantos menos elementos haya, más fácil será convencer al posible inquilino de que es el piso ideal para él, aunque la decoración deberá seguir unas pautas. Cuestiones como la pintura, la iluminación, el suelo o los muebles son imprescindibles para ofrecer una buena imagen. A continuación, hablaremos de ellas, aunque no debes olvidar consultar también los seguros de alquiler de viviendas, para no tener ningún problema en el futuro.

Más allá de los seguros de alquiler de viviendas: la pintura

Lo ideal es presentar a los interesados un piso pintado. Mandan los colores neutros. El blanco es una opción que nunca falla y, a partir de ahí, el inquilino podrá decorar el piso a su gusto y darle más color. Si el blanco no te convence del todo, colores neutros, como el gris claro, marengo o beige, son opciones a tener en cuenta. En cambio, los colores fuertes pueden ahuyentar a hipotéticos inquilinos. Utiliza pinturas de calidad, satinadas o con brillo. Durarán más y no hará falta pintar el piso cada vez que un inquilino se vaya.

El suelo

Sobra decir que enseñaremos el piso limpio, lo que incluye los suelos. Aunque no lo parezca, según su calidad, podrás cobrar un alquiler mayor o menor; y, si haces el esfuerzo de presentar un suelo de calidad, los resultados serán mucho más interesantes para tu bolsillo. Se mantendrá intacto por mucho que lo utilicen, no se romperán las baldosas y, a medio y largo plazo, saldrás ganando. Otras opciones que no puedes pasar por alto son el parquet y los suelos de madera, aunque, en la cocina o el baño, deberías evitarlos.

La luz

Una de las claves, al decorar un piso de alquiler, es que se vea luminoso. Por eso, hablábamos en el primer punto de colores blancos o neutros; que, junto a los espejos, potencian la luz natural. Evita que las cortinas o los estores impidan pasar la luz y, en el caso de un piso luminoso, aprovecha las lámparas de pie como unos elementos decorativos más. Asegúrate de que la cocina y el baño están bien iluminados y, en la búsqueda de la mayor eficiencia energética e iluminación, apuesta por las luces LED.

Los muebles

Acabamos con un aspecto crítico, el de los muebles. ¿Quién no ha visto un piso de alquiler donde el propietario parecía coleccionar muebles antiguos que necesitaban una buena restauración? Aunque se trate de decorar un piso para alquilar y no para vivir nosotros mismos, has de seguir unas pautas y no vamos a ofrecer a los inquilinos una amalgama de muebles sin sentido y en malas condiciones. No tienes por qué gastarte un dineral en muebles, podemos encontrar muebles económicos y de calidad que complementen lo que ya tienes para amueblar el piso.

Como decíamos al principio, menos es más, así que vale la pena decorar piso para alquilar con lo justo, sin darle un estilo muy personal. Que sea algo acogedor y práctico y siempre puedes añadir alguna planta, para conseguir el efecto deseado.

 



RELATED POSTS